Seleccionar página

El pleno del Consejo General de Enfermería ha rechazado algunas de las nuevas prácticas asistenciales que se quieren llevar a cabo desde las farmacias. Según ha señalado en un comunicado, la Organización Colegial de Enfermería, “control de pacientes crónicos, visitas domiciliarias, seguimiento a las mujeres embarazadas… son sólo algunas de las prácticas que se quieren llevar a cabo desde las farmacias, pero que ya realizan día a día las miles de enfermeras que trabajan en el sistema sanitario”. En dicho pleno se ha pedido de forma unánime a las instituciones que no continúen potenciando este tipo de roles.

“Desde las instituciones farmacéuticas se están promoviendo desde hace tiempo acciones que buscan sin reparo la privatización encubierta de servicios asistenciales que ya se realizan en Atención Primaria y que conllevan la usurpación de funciones propias de las enfermeras y enfermeros y de otras profesiones sanitarias. Por este motivo, es importante que toda la Organización Colegial reme junta y consiga parar las intenciones de algunas comunidades de legislar en este ámbito”, ha resaltado Florentino Pérez Raya, presidente del Consejo General de Enfermería, tras la celebración del pleno.

En esta misma línea se ha mostrado Rocío Cardeñoso, presidenta del Colegio de Enfermería de Cantabria, que ha recalcado su preocupación por la situación que se está viviendo a nivel nacional. “En Cantabria, a día de hoy, no tenemos ningún posicionamiento de la Consejería de Sanidad, pero nos preocupa en qué medida nos podría afectar lo que está pasando en otras comunidades”, ha subrayado Cardeñoso. Desde Castilla y León, el presidente del Consejo de Colegios de la autonomía, Alfredo Escaja, se ha posicionado rotundamente contrario a la farmacia comunitaria. “Tenemos que mostrar nuestra fortaleza en este tema y esto tiene que cortarse. De hecho, estoy casi convencido de que no va a salir adelante porque no hay unanimidad ni entre los propios farmacéuticos”, ha aseverado.

La Comunidad de Madrid es una de las más afectadas en este sentido, ya que desde el Gobierno autonómico se ha intentado sacar adelante un proyecto de ley para legislar esta práctica, según señala el comunicado. Tal y como ha explicado Jorge Andrada, presidente del Colegio de Enfermería de Madrid, “parece ser que esta ley se cae porque, finalmente, Ciudadanos se abstendrá y entonces la ley no saldría”.

En lo que a Asturias se refiere, todavía no hay una postura clara desde el Ejecutivo y la presidenta de la Junta de Edad del colegio, Elena Fernández, ha puntualizado que “tenemos unos centros de salud excelentes y ahora no hay ningún interés en legislar este asunto. Es un problema que la Organización Colegial en su conjunto tendrá que abarcar a nivel jurídico e institucional. También tenemos que explicar que la diferencia entre los cuidados enfermeros y una teórica farmacia comunitaria es abismal”, ha destacado.

Por su parte, Juan José Porcar, presidente del Colegio de Enfermería de Zaragoza, esto lo único que hace “es usurpar una serie de funciones que no le corresponde y que son de la enfermería”. Asimismo, José María Rueda, presidente del colegio de Sevilla, ha afirmado que entiende lo que está pasando, pero no lo comparte porque “los farmacéuticos tienen paro y están buscando otras posibilidades, pero tienen que saber que saber que su campo está acotado y tienen que dedicarse a lo que les dicen sus planes de estudio”.

También ha querido posicionarse Pilar Lecuona, presidenta del colegio de Guipúzcoa, que, aunque reconoce haber hablado con su homóloga farmacéutica, sí se están llevando a cabo pequeños pilotajes en el País Vasco. “No vamos a bajar la guardia. Siempre hablamos de que se nos respeten las competencias que tenemos y los farmacéuticos no tienen la especialidad de Familiar y Comunitaria como sí la tienen muchos enfermeros”, ha concluido.