Seleccionar página

Las enfermeras que hacen turnos nocturnos rotatorios y también tienen hábitos de vida poco saludables pueden ser mucho más propensas a desarrollar diabetes, según ha concluido un gran estudio llevado a cabo en Estados Unidos que ha analizado datos de más de 140.000 profesionales de Enfermería. De acuerdo con sus conclusiones, publicadas en la revista ‘The British Medical Journal’, cada cinco años de trabajo con una combinación de turnos nocturnos y diurnos se asoció con un aumento del 31 por ciento en el riesgo de desarrollar diabetes.

Además, cada uno de cuatro hábitos poco saludables (beber, fumar, no hacer ejercicio y comer mal) se asoció con un riesgo de diabetes más del doble. Las mujeres con turnos nocturnos rotativos y cualquiera de estos cuatro hábitos poco saludables tenían casi tres veces más riesgo de diabetes que las que solo trabajaban por el día y seguían un estilo de vida saludable.

En el estudio, con un seguimiento de entre 22 a 24 años, fueron diagnosticadas con diabetes tipo 2 casi 11.000 mujeres. Debido a que el riesgo de diabetes fue mayor para una combinación de turnos nocturnos y hábitos poco saludables que para los factores de riesgo individuales, los resultados sugieren que existe una interacción entre los horarios de trabajo y los hábitos que se combinan para hacer que la diabetes sea aún más propensa a desarrollarse.