Seleccionar página

Alfonso Yáñez, que ha intervenido en nombre del Colegio de Enfermería de Sevilla en la Jornada antiagresiones al personal sanitario que se han celebrado en la sede del Colegio Oficial de Médicos de Sevilla, ha lamentado el daño que está haciendo el uso malicioso de internet, ya que “la segunda opinión médica siempre es de Google”. De hecho, lo incluye como una de las razones de las agresiones. También culpó a la Administración, al quejarse del aumento de la carga asistencial. “Tres enfermeros no se pueden encargar de 100 pacientes”, manifestó Yáñez.

El último balance, todavía provisional, de la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía muestra un incremento de las agresiones a los profesionales en 2018. De 375 casos a 460. Las víctimas son, sobre todo, mujeres (309 frente 1 51 hombres) y con mayor incidencia en Atención Primaria, con algo más de un 64 por ciento de los casos, según datos de la coordinadora de la Unidades de Prevención de Riesgos Laborales del SAS, Nuria Queralto.

En este foro se ha solicitado un endurecimiento de las penas, más blindaje legal a las amenazas verbales, insultos o injurias y disponer de un registro de agresores para actuar ante los reincidentes.

Una de las últimas medidas que se han llevado a cabo es la implantación de los interlocutores policiales sanitarios, es decir, un agente de la Policía Nacional y otro de la Guardia Civil que están al servicio de los casos de agresiones en el ámbito sanitario. En la jornada, el teniente de la Guardia Civil Fernando León, de la Guardia Civil incidió en el uso de la aplicación móvil Alertcops, que pueden tener todos los profesionales sanitarios previa identificación y que permite contactar con las fuerzas de seguridad para informarles rápidamente de robos y agresiones.