Seleccionar página

El pasado 24 de octubre de 2018 entró en vigor el Real Decreto 1302/2018 que modificaba el 954/2015 por el que se regula la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos y productos sanitarios de uso humano por parte de los enfermeros.

Tal y como destacan Mercedes Santamaría Pastor y Mª Luisa Albelda de la Haza, letradas de Asjusa Abogados y expertas en la materia, entre otras novedades la nueva normativa recoge que la acreditación la emitirá el órgano competente de cada Comunidad Autónoma. Además, para la indicación, uso y autorización de dispensación de medicamentos de uso humano sujetos a prescripción médica deberá observarse lo dispuesto en los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial que serán aprobados y validados desde la Comisión Permanente de Farmacia del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud.

Por otro lado, el nuevo Real Decreto recoge que no en todos los casos será exigible la validación médica previa a la indicación de enfermería, sino cuando de manera expresa se haga constar en el protocolo o guía.

Además, el seguimiento del proceso, la seguridad del mismo y la valoración de la efectividad conseguida se hará de manera colaborativa entre el médico y el enfermero, cada uno en el ámbito de sus competencias. Con carácter general, la administración de vacunas del calendario vacunal y las incluidas en campañas de salud solo precisarán orden de dispensación; salvo que el paciente por condiciones particulares precise de valoración médica individualizada.

Por otra parte, se flexibilizan los criterios de acreditación. Será requisito imprescindible para obtener la acreditación estar en posesión del título de Graduado en Enfermería, de Diplomado en Enfermería o de Ayudante Técnico Sanitario o equivalente. La anterior regulación solo se refería al título de Graduado en Enfermería y ahora se amplían los títulos.