Seleccionar página

La Comisión de Sanidad del Congreso de los Diputados ha dado el visto bueno a una proposición no de ley del Grupo Parlamentario Socialista, presentada junto a UGT y SATSE, para mejorar la protección del personal sanitario frente al riesgo en la manipulación de medicamentos peligrosos.

Según ha explicado el portavoz socialista de Sanidad, Jesús Mª Fernández, se trata de actualizar la normativa específica en el ámbito de la prevención de riesgos laborales relacionados con la exposición a medicamentos peligrosos y armonizarla con el marco legal europeo. También se pide revisar, en el seno del Consejo Interterritorial del SNS, las medidas de protección de los profesionales que trabajan en el ámbito sanitario y actualizar el listado de medicamentos peligrosos y establecer un mecanismo para su actualización periódica.

Otro de los aspectos recogidos es elaborar, con los agentes implicados, una guía nacional para la prevención de la exposición a medicamentos peligrosos, desarrollar campañas específicas de inspección para el cumplimiento de las medidas de prevención y protección, y poner en marcha programas de información y formación para pacientes, familiares y cuidadores de pacientes expuestos a estos riesgos.

Según ha explicado el portavoz socialista de Sanidad, Jesús Mª Fernández, el manejo de productos y medicamentos peligrosos es un problema de salud pública de primer orden, fundamentalmente para los profesionales sanitarios, pero también para los pacientes y sus familias. En Europa, cada año, más de 20 millones de trabajadores están expuestos a medicación peligrosa, sustancias que predisponen al cáncer, alteran el desarrollo de órganos, la función reproductiva, o producen alteraciones genéticas. “Es necesario una puesta al día sobre los listados de medicaciones peligrosas, dispositivos técnicos que permitan la manipulación segura, y criterios y protocolos de manipulación”, ha señalado.

Tal y como ha dicho, la proposición de ley “está en sintonía con una nueva propuesta de directiva del Parlamento Europeo y del Consejo pendiente de aprobación el próximo mes de marzo, para llevar a la normativa europea algunas de las recomendaciones técnicas ya existentes, pedir a los estados miembros que comprueben la vigencia y adecuación de sus correspondientes normativas, actualizar la definición y listados de medicamentos peligrosos e identificar los trabajadores expuestos a estos riesgos”.