Seleccionar página

El segundo y último debate de los cuatro candidatos a la presidencia del Gobierno, realizado por Atresmedia,  ha sido no solo más largo, sino el que ha dado lugar a conversar sobre muchos más puntos del programa electoral de los cuatro partidos mayoritarios. En lo referente a cuestiones sociales, una vez más el empleo o las pensiones era más protagonistas, y por primera vez se dedicaba un tiempo concreto a Educación, dejando  sin embargo la Sanidad relegada a un segundo plano, con unas breves intervenciones.

En las mismas, esta vez Pedro Sánchez, presidente del Gobierno y candidato por el PSOE, sí que mencionaba algunas de sus propuestas para la próxima legislatura. En concreto, “una Estrategia de renovación del Sistema Nacional de Salud que mejore los recursos y las condiciones de sus trabajadores, que lo adapte tecnológicamente y amplíe la cartera de servicios”, añadiendo que “además del derecho a la eutanasia, tenemos que empezar a reconocer el derecho a la salud bucodental”.

Igualmente, volvió a aprovechar su turno de palabra para exponer algunos de los hitos sanitarios de estos diez meses, citando además de la recuperación de la Sanidad Pública Universal, otras cuestiones como la actualización de la cartera de servicios, “incluyendo por ejemplo el cribado en cáncer de útero”, además de “un catálogo común de prótesis externas”. También citaba “la no discriminación para las mujeres lesbianas o sin pareja en la reproducción asistida en el Sistema Nacional de Salud que quitó precisamente la anterior Administración”.  Todo ello para concluir que, según informes expertos, “España tiene la Sanidad más eficiente de Europa y la tercera del mundo”.

El resto de candidatos apenas han aportado novedades en materias de Sanidad respecto al anterior debate. De esta forma, Albert Rivera, de Ciudadanos, volvía a prometer una tarjeta sanitaria única  para todos los españoles al igual que “tenemos una tarjeta sanitaria europea”, mientras que Pablo Casado, del Partido Popular, recordaba su promesa de reducir a 30 días la lista de espera para pruebas médicas, recordando las listas de espera ocultas de Andalucía, además de “garantizar la libertad de médico y hospital”, y mencionado la importancia de “la sostenibilidad del Sistema Nacional de Salud” en las entrevistas posteriores. Por su parte, Pablo Iglesias volvía a recordar la infrafinanciación de la Sanidad Pública. “Se dedica demasiado dinero público a la Sanidad Privada, y hay que dedicarlo a la Sanidad Pública, porque somos líderes en trasplantes y sin embargo tenemos problemas de lista de espera”.

La eutanasia y el aborto

Si bien la Sanidad ha compartido bloque con Educación, quedando algo relegada, es cierto que cuestiones como el aborto y el debate sobre la eutanasia han sido especialmente protagonistas en el discurso de los cuatro candidatos.

Albert Rivera recordaba que “estamos en el s. XXI” desmarcándose de sus posibles socios, el Partido Popular, en lo referente al aborto y la eutanasia. Sobre el primero apoyaban el actual sistema de plazos “que podría extrapolarse a cualquier país europeo”, prometiendo respetar el mismo.  A continuación, insistía en que “Casado no quiere regular la muerte digna” y se ponía en el papel de las personas que tienen un familiar en estas circunstancias, matizando que “el dolor no entiende de ideologías” y afirmando que habían sido los primeros en proponer una ley de muerte digna. En este sentido, esperaba que, en la próxima legislatura, esta ley salga a la luz para generar garantías “para médicos, pacientes y familiares”.

En esta misma línea, Pablo Iglesias aportaba que “seguro que en privado todos estaríamos de acuerdo, todos en una situación así queríamos que nos ayudaran a morir y ayudar a morir a un familiar”. Pese a ello, recordaba que “nosotros presentamos una ley de eutanasia y el resto de formaciones políticas no nos apoyaron”.  A esta idea Pablo Casado se desmarcaba  criticando el “meter en campaña electoral cuestiones morales para rascar votos”, argumentando que para eso “hay comités de bioética” y recordando la importancia de los cuidados paliativos y la necesidad de mejorar las prestaciones de dependencia.  Por último, Pedro Sánchez concluía que el PP y Ciudadanos “obstaculizaron hasta en 19 ocasiones esa tramitación parlamentaria”.