Seleccionar página

El motivo más frecuente por el que los hombres consultan con el profesional sanitario es cuando presentan síntomas urinarios del tracto inferior (STUI) que interfieren con las actividades de la vida diaria, como viajar largas distancias, hacer deporte o acudir a espectáculos.

Según Ana María Pastor Cordero, enfermera asistencial de la Unidad de Hospitalización de Urología del Hospital Universitario Gregorio Marañón, de Madrid, al igual que con las mujeres, con los hombres el personal de enfermería cuenta con una herramienta clave para su detección, que es la valoración del varón por parte de enfermería siguiendo siempre un modelo de cuidados. Así, “la utilización de cuestionarios validados permite conocer y cuantificar todos los síntomas”.

Tal y como comenta la especialista, los hombres suelen consultar por sus propios síntomas urinarios, aunque algunos lo relacionan con el envejecimiento, considerándolo normal por la edad y no dándole importancia. Otro motivo de consulta es la preocupación por presentar cáncer de próstata y aumento del antígeno prostático específico (PSA).

Ante los síntomas prostáticos, es importante identificar o descartar causas de fondo. Si el paciente está preocupado por algún cambio que ha experimentado, se le debe aconsejar que hable con su médico. Los problemas urinarios sin tratar pueden provocar la obstrucción de las vías urinarias.

Síntomas similares

Las enfermedades que producen síntomas similares a la hiperplasia benigna de próstata comprenden:

  • Infección de las vías urinarias.
  • Inflamación de la próstata (prostatitis).
  • Estenosis de la uretra.
  • Formación de cicatrices en el cuello de la vejiga como resultado de cirugías previas.
  • Cálculos en los riñones o en la vejiga.
  • Problemas de los nervios que controlan la vejiga.
  • Cáncer de próstata o de vejiga.

El personal de enfermería es quien se mantiene en contacto con el paciente desde el inicio de los síntomas de la enfermedad cuando son diagnosticados por primera vez. El temor a lo desconocido por parte del paciente y familia es inmenso y lleno de dudas. La enfermera es el personal de salud eficiente en responder y ayudar con base científica, utilizando los protocolos establecidos y el proceso de enfermería. Así, “favorece la recuperación del paciente logrando la mayor autonomía y reduciendo las complicaciones”, indica la experta.

 Recomendaciones

Ante la sospecha de un paciente con STUI, se le debe recomendar evitar el estreñimiento, el sedentarismo, beber abundantes líquidos (de 2 a 3 litros/día de agua) para ayudar a limpiar el tracto urinario de bacterias, dejar de fumar (el tabaco es el principal causante del cáncer de vejiga) y reducir el consumo de café, alcohol y comidas con especias.

Para la enfermera del Hospital Gregorio Marañón, la detección de los STUI en varones se mejoraría dando formación al personal de enfermería de Atención Primaria y favoreciendo la relación profesional entre los distintos niveles asistenciales. Además, las campañas de divulgación favorecerían un mayor conocimiento del usuario.