Seleccionar página

Millones de pacientes sufren daños en todo el mundo como consecuencia de una atención médica poco segura. Este hecho produce 2,6 millones de muertes anuales solo en países de bajos y medianos ingresos. Por esta razón, la Organización Mundial de la Salud (OMS) ha pedido medidas urgentes para reducir estos daños al paciente. “La mayoría de estas muertes son evitables”, señala dentro de la campaña que ha lanzando con motivo del Día Mundial de la Seguridad del Paciente.  “El daño del paciente en la atención médica es inaceptable”, afirma la OMS, que recuerda que su seguridad y la calidad de la asistencia son “esenciales” para brindar servicios de salud efectivos y lograr una cobertura de salud universal.

“Nadie debería ser dañado mientras recibe atención médica. Y, sin embargo, a nivel mundial, al menos 5 pacientes mueren cada minuto debido a la atención insegura”, ha afirmado el doctor Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, quien apuesta por una “cultura de seguridad” del paciente que “promueva la asociación con los pacientes, aliente a informar y aprender de los errores, y cree un ambiente libre de culpa donde los trabajadores de la salud estén capacitados y capacitados para reducir los errores”.

Cuatro de cada diez pacientes sufren daños en Atención Primaria y Ambulatoria. Los errores más perjudiciales están relacionados con el diagnóstico, la prescripción y el uso de medicamentos. Solo los errores de medicación cuestan aproximadamente 42 mil millones anuales. Por su parte, las intervenciones quirúrgicas inseguras causan complicaciones en hasta el 25 por ciento de los pacientes, lo que motiva un millón de muertes anuales.

El costo de la prevención es mucho más bajo que el del tratamiento debido a daños. A modo de ejemplo, solo en los Estados Unidos, las mejoras de seguridad enfocadas condujeron a un ahorro estimado de 28 mil millones de dólares en hospitales de Medicare entre 2010 y 2015.

Por otro lado, una mayor participación del paciente es la clave para una atención más segura. Involucrar los puede reducir la carga del daño hasta en un 15 por ciento, “ahorrando miles de millones de dólares cada año”, advierten.