Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha trasladado a todos los partidos políticos que concurrirán a los comicios del próximo 10 de noviembre un decálogo de actuaciones que entiende “prioritarias y fundamentales para que las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas puedan desarrollar su trabajo de la mejor manera posible y así ofrecer a los ciudadanos y pacientes la atención y cuidados que se merecen”.

Entre otros asuntos, el sindicato demanda volver en todo el Estado a la jornada laboral de 35 horas e incrementar los salarios para recuperar el poder adquisitivo perdido en los años de crisis. Asimismo piden la creación de un Observatorio de las Desigualdades Laborales y Profesionales en el Sistema Nacional de Salud que “asegure unas mismas condiciones a todos los profesionales independientemente de la comunidad autónoma en la que trabajen”.

SATSE demanda el apoyo del Gobierno que salga de las urnas a la Ley de Seguridad del Paciente que será debatida en los próximos meses en el Congreso de los Diputados. Esta norma conllevaría, por ejemplo, la disminución de la incidencia de efectos adversos y contribuiría a evitar las infecciones nosocomiales con el objetivo último de reducir las tasas de mortalidad entre los pacientes. De manera paralela, acabaría con las altas tasas de estrés, burnout y otras consecuencias para su salud que sufren las enfermeras y enfermeros de forma permanente por la excesiva sobrecarga laboral, según señala la institución en un comunicado.

De otro lado, el sindicato reclama que se elabore una norma a nivel estatal que asegure el desarrollo de las actuaciones necesarias (prevención, sensibilización, información, apoyo…) “para proteger de las agresiones físicas y verbales a todos los profesionales sanitarios y, especialmente, a las enfermeras y enfermeros, al ser el colectivo que más episodios violentos sufre diariamente”. Al respecto, recuerda que 8 de cada 10 enfermeras y enfermeros han sufrido, al menos, una agresión en su trabajo.

Otra prioridad es aprobar una Ley que “acabe con los riesgos que supone para las enfermeras y enfermeros la preparación y administración (fragmentación de comprimidos, apertura de ampollas, extracción de viales…) de cientos de medicamentos considerados peligrosos por las graves consecuencias que tienen para su salud, como el desarrollar algún tipo de cáncer o sufrir malformaciones o abortos”.

Asimismo, SATSE insistirá al nuevo Gobierno que agilice la elaboración de los protocolos y guías de práctica clínica y asistencial “necesarios para el desarrollo efectivo del Real Decreto de prescripción enfermera y, de esta forma, garantizar seguridad jurídica a una labor que mejora y agiliza la atención que reciben ciudadanos y pacientes en los centros sanitarios”.

El sindicato volverá a pedir “la creación de un Observatorio de la Mujer en el ámbito sanitario para acabar con los falsos estereotipos sexistas y retrógrados que dañan la imagen y reconocimiento profesional y personal de las enfermeras y enfermeros, e insistirá en la necesidad de que el Ministerio de Sanidad cuente con una Dirección General de Cuidados, con una enfermera o enfermero al frente, para impulsar y mejorar los cuidados en el sistema sanitario público y dar así respuesta a las necesidades actuales y futuras que tiene la población española con el incremento de la cronicidad y las pluripatologías”.