Seleccionar página

La enfermería tiene un papel destacado en el control de los hombres con un síntoma del tracto urinario inferior (STUI). Si se trata de una infección, una vez que se ha determinado su origen, enfermería es la encargada de llevar un control del tratamiento, prestando también atención a las medidas de higiene y a la ingesta hídrica. También es importante hablar con el paciente y su entorno para ofrecerle las medidas preventivas adecuadas que eviten una futura infección.

Según Isabel Checa, enfermera de la Fundación Jiménez Díaz, de Madrid, el personal de enfermería lleva a cabo su trabajo elaborando un plan de cuidados en el que registrará la eliminación urinaria, lo que incluye frecuencia, volumen, consistencia y color, con el fin de identificar posibles alteraciones; la administración de medicamentos, antibióticos, antipiréticos y analgésicos según lo prescrito para eliminar los síntomas mostrados por la proliferación microbiana; enseñar a la persona los signos y síntomas de infección de vías urinarias para vigilar la efectividad de tratamiento y reconocer síntomas de recurrencia de la infección, e incentivar al paciente para que aumente la ingesta de líquidos adecuados para prevenir la infección y deshidratación.

Ofrecer información

 A la hora de hablar del seguimiento de los pacientes con STUI, enfermería es un elemento importante para poder explicar a la persona que lo padece la necesidad de practicar pruebas diagnósticas para el seguimiento de la infección, entre las que se encuentra el cultivo de orina y antibiograma, el análisis de sangre, la tinción del sedimento de la orina y la cistoscopia para descubrir la causa subyacente en caso de que la persona presente infecciones recurrentes.

Pero también hay otras recomendaciones que no puede pasar por alto enfermería, como son enseñar la importancia de la adherencia al tratamiento hasta su terminación para evitar infecciones recurrentes, ya que generalmente las personas toman los medicamentos durante varios días hasta que desaparecen los síntomas y luego la suspenden; la suspensión precoz del antibiótico posibilita que continúe la infección, como resultado se puede volver crónica y resistente a los antibióticos; orientar al enfermo para que evite el consumo de refrescos con cafeína y el alcohol, ya que son irritantes urinarios; vaciar la vejiga tan pronto sienta la urgencia para reducir el número de bacterias y la estasis urinaria, además prevenir la reinfección; aumentar el consumo de vitamina C para acidificar la orina y reducir el crecimiento bacteriano, y aplicación de calor local en el área suprapúbica para aliviar el dolor.

Según Isabel Checa, la relación que se establece entre enfermería y paciente con STUI se centra en explicar los cuidados higiénicos a la hora de recoger las muestras de orina, así como unas recomendaciones en su vida diaria para evitar el sedentarismo ocasionado por la patología. Hay que recordar que los STUI pueden generar miedo y dependencia.