Seleccionar página

Un mayor peso de la Enfermería en los procesos asistenciales y su reconocimiento facilitará e impulsará la transformación presente y futura que requiere el sistema  sanitario para avanzar, aportando calidad y eficiencia. Asimismo, la Enfermería debe estar presente mediante su participación activa en los comités y grupos multidisciplinares de las organizaciones sanitarias. Así se recoge en el Manifiesto SEDISA  por el Reconocimiento de la labor de Enfermería y de los Directivos de Enfermería en el Sistema  Sanitario”, que la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA) y la Fundación SEDISA han publicado en el marco de la Campaña Nursing Now.

Joaquín Estévez Lucas, presidente de ambas, ha señalado que “el reconocimiento del papel de la Enfermería en las organizaciones sanitarias conlleva, inexcusablemente, el del papel del Directivo/a de Enfermería”. Entre sus objetivos generales, destacan la productividad y eficiencia desde el punto de vista asistencial, la actuación con calidad y la evaluación de esta mediante indicadores y encuestas de satisfacción y la optimización de recursos tanto humanos como materiales. “Asimismo, debe tener el deber y compromiso ético de aportar y desarrollar herramientas para que los profesionales de la Enfermería puedan llevar a cabo su labor profesional para ofrecer a los pacientes y usuarios del sistema  sanitario la mejor atención sanitaria posible”.

Desde una perspectiva más global, los directivos de Enfermería deben jugar un papel clave en importantes líneas de trabajo incluidas en la transformación del sistema , tales como la coordinación entre niveles asistenciales, la integración de la atención sociosanitaria, la atención eficiente a la cronicidad, la participación activa del paciente, según señalan desde SEDISA.

En la actualidad, más de 100 miembros de SEDISA tienen formación en Enfermería y/o ejercen su labor profesional como directivos de Enfermería. “Se trata de profesionales que apuestan por la profesionalización de los directivos de la Salud como herramienta necesaria para mejorar el sistema  sanitario e impulsar su transformación”, señala Joaquín Estevez. Y es que la profesionalización de los directivos de la salud conlleva la profesionalización de la gestión sanitaria, como recuerdan desde la sociedad profesional Y esta, a su vez, facilita a los profesionales sanitarios las mejores herramientas para desarrollarse como profesionales y, en definitiva, ejercer de la mejor forma posible su trabajo.