Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería (SATSE) ha reclamado al Gobierno que los períodos de aislamiento, preventivo o no, de los profesionales sanitarios por el contagio del virus SARS-CoV.2 contraído a consecuencia del desarrollo de su actividad asistencial, tengan la misma consideración por parte de la Seguridad Social que los que se derivan de las situaciones de incapacidad temporal por enfermedad profesional o accidente de trabajo.

La demanda de SATSE surge tras conocer la decisión de la Seguridad Social de que se consideren los períodos de aislamiento preventivo sufridos por cualquier trabajador como consecuencia del nuevo virus como una situación de incapacidad temporal derivada de enfermedad común, teniendo derecho los afectados a las correspondientes prestaciones en los términos y en las condiciones establecidas por las normas del Régimen de la Seguridad Social en que se encuentre encuadrado el trabajador, según informa en un comunicado.

En una carta remitida al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá, el presidente de SATSE, Manuel Cascos, le traslada que los profesionales sanitarios, caso de las enfermeras y enfermeros, deben recibir una consideración especial, ya que, debido a su labor profesional, pueden tener contacto con pacientes confirmados o no de infección por el coronavirus.

En este sentido, desde SATSE se recuerda a la Seguridad Social que el Ministerio de Sanidad, en su documento de actuación frente a casos de infección por el nuevo coronavirus (SARS-CoV.2), establece la identificación de todo el profesional sanitario que atiende los casos en investigación, probables o confirmados de infección por nuevo coronavirus.

De manera paralela, el presidente de SATSE se ha dirigido al ministro de Sanidad, Salvador Illa, en los mismos términos al objeto de solicitarle que realice las gestiones oportunas para lograr que los períodos de aislamiento, preventivo o no, de los profesionales sanitarios por el contagio del virus SARS-CoV.2 contraído a consecuencia del desarrollo de su actividad asistencial, tengan la consideración por parte de la Seguridad Social de incapacidad temporal por enfermedad profesional o accidente de trabajo.