Seleccionar página

El liderazgo clínico, fundamental en la gestión de la pandemia, no ha estado de mano solo de los jefes clínicos. De hecho, esta era la primera vez en la que los pacientes no estaban a cargo de un servicio concreto. En realidad, los servicios estaban coordinados para atender a los pacientes. Por ello los mandos intermedios han resultado clave. Así se ha puesto de manifiesto durante el Encuentro Digital Liderazgo, trabajo en equipo y transformación de las Organizaciones Sanitarias durante la COVID-19.

Este encuentro ha sido organizado por la Sociedad Española de Directivos de la Salud (SEDISA), en el marco del Proyecto Colaborativo SEDISA para la Investigación sobre la Gestión de la COVID-19 (INGESCOV).

Mandos intermedios en Enfermería

Los mandos intermedios fueron clave en todos los niveles y en todas las especialidades. También en Enfermería. En concreto, el liderazgo de la dirección de la Enfermería y de la Enfermería quedó muy patente en el Hospital del IFEMA en Madrid.  A este respecto se manifestaba Verónica Real Martínez, directora de Enfermería del Hospital IFEMA. “Fue un reto ajustar y organizar recursos materiales y humanos, con el trabajo en equipo de perfiles muy diferentes”.

“El trabajo en equipo nos ha enseñado que ninguno de nosotros, por separado, es mejor que todos nosotros juntos”. Resumía como conclusión de este encuentro Álvaro Muñoz Galindo, subdirector médico del Complejo Asistencial Universitario de Salamanca.

Por su parte, Pedro Gómez de Quero Masía, director médico del mismo centro, destacó a su vez la motivación de todos los profesionales. “A través de la transmisión de los mandos intermedios, materializada en apoyo y acompañamiento”. Así el experto valoraba el trabajo en equipo. “Todo ello se consiguió gracias a que la Dirección Médica, la Dirección de Enfermería y la Dirección de Gestión trabajamos coordinados y al unísono, junto con Urgencias, Hospitalización y Críticos”.