Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería, SATSE, y la Confederación Estatal de Sindicatos Médicos (CESM) han mostrado su indignación y rechazo ante los anuncios por parte del Gobierno de una posible congelación o recorte de las retribuciones de los empleados públicos, entre los que se encuentra el personal sanitario, según se informa en un comunicado.

Desde CESM han manifestado su incredulidad al comprobar que el agradecimiento al personal sanitario por su esfuerzo durante la pandemia, del que ha hecho gala incluso el presidente del Gobierno hasta en dos ocasiones (discurso institucional del 23 de mayo y su última comparecencia en estado de alarma el 20 de junio) se vaya a materializar en forma de recortes, que recaerán “sobre los de siempre, precisamente los que más han participado en esta lucha contra la COVID-19 y más van a tener que implicarse en el rebrote, en condiciones que a otros trabajadores no se les permitirían por falta de protección y pagando incluso con las vidas de más de 60 profesionales sanitarios que han fallecido por la enfermedad”.

Pérdida de poder adquisitivo

El sindicato médico recuerda, al igual que el Sindicato de Enfermería, SATSE, que ya desde el Gobierno de José Luis Rodríguez Zapatero los profesionales médicos, enfermeros y fisioterapeutas arrastran los efectos de la congelación/bajada de entonces, que ha llegado a suponer una pérdida de en torno a un 30% del poder adquisitivo a lo largo de los 10 últimos años que no se ha recuperado, por lo que este anuncio del Gobierno de posibles recortes ha contribuido a aumentar el malestar de los afectados y a empujarles a decidir plantear el conflicto. “No necesitamos agradecimientos, pero desde luego necesitamos mucho menos su encarnizamiento contra los profesionales”, aseguran las organizaciones profesionales.

Del mismo modo, señalan que no aceptarán pasivamente una congelación o recorte salarial de médicos, enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas, puesto que es “injusto y claramente lesivo para estos profesionales, así como para el conjunto de trabajadores de la sanidad pública”.

En lugar de recortes salariales, ambas organizaciones sindicales reclaman al Gobierno que los Presupuestos Generales del Estado de 2021 incluyan un incremento de los sueldos de los profesionales sanitarios para reconocer el tremendo sobreesfuerzo que vienen realizando desde el inicio de la expansión de la pandemia de nuestro país y que, lamentablemente, se seguirá requiriendo en los próximos meses para atender y cuidar a todas las personas afectadas por esta grave enfermedad.

Tanto SATSE como CESM reiteran que el trabajo de los profesionales sanitarios siempre conlleva un riesgo para su vida y salud, así como para la de su entorno más cercano (compañeros, familiares, amigos…) y reclaman también que cuenten, en todo momento, con el material y equipos de protección necesarios, y que se les realice las pruebas de detección del virus necesarias.

De otro lado, desde las organizaciones sindicales se incide en que una congelación salarial iría en contra de lo reflejado en el dictamen de la Comisión para la Reconstrucción Social y Económica a la hora de reforzar el funcionamiento de nuestro Sistema Nacional de Salud a través de la mejora de las condiciones laborales y profesionales del personal sanitario.

“Los profesionales sanitarios estamos cansados de oír buenas palabras desde las tribunas públicas o los medios de comunicación y que, finalmente, en lugar de reconocer nuestro trabajo con hechos y medidas concretas, el único ‘premio’ que vayamos a recibir sea una congelación o recorte de nuestros salariaos en un contexto social, además, de graves dificultades económicas”, sentencian en el comunicado.