Seleccionar página

El Consejo General de Enfermería se ha reunido con la Sociedad Española de Enfermería Intensiva y Unidades Coronarias (SEEIUC), la Sociedad Española de Medicina de Urgencias y Emergencias (SEMES) y la Sociedad Española de Enfermería de Urgencias y Emergencias (SEEUE) para buscar vías de colaboración e instar al Ministerio a solucionar un debate que lleva atascado tres lustros: el desarrollo de algunas especialidades en enfermería.

“La especialidad de Cuidados Médicos-Quirúrgicos está bloqueada y tenemos que buscar las vías para promover especialidades que recojan ámbitos de actuación con competencias enfermeras complejas y que den solución a las necesidades reales de los pacientes y del sistema sanitario”, ha señalado Diego Ayuso, secretario general del Consejo.

Entre estas nuevas especialidades, desde las sociedades reunidas consideran fundamental trabajar en una de Cuidados Críticos y otra de Urgencias y Emergencias. “Tenemos suficiente cuerpo doctrinal como para solicitar una especialidad propia. Creemos que el trabajo que se realiza, tanto en las unidades de cuidados intensivos como en las de urgencias hospitalarias y emergencias extrahospitalarias, necesita de una serie de competencias especiales, conocimientos, técnicas y habilidades que no se adquieren durante la carrera”, ha comentado, por su parte, Esther Gorjón, vocal nacional de Enfermería de SEMES. “Llevamos 20 años pidiendo esta especialidad en Urgencias y Emergencias. La pandemia de COVID-19 no la hace más imprescindible, pero sí hemos conseguido que sea más visible su necesidad”, ha concretado Gorjón.

Para ella, estas especialidades deben basarse, por un lado, en la seguridad del paciente y, por otro, en la calidad asistencial. “No podemos dejar en manos de profesionales sin experiencia o sin los conocimientos y capacitación adecuada el cuidado de pacientes tan especiales como los críticos o los de urgencias y emergencias. Un profesional que tiene experiencia, conocimiento y habilidades en determinados campos cuando trabaja lo hace de una manera más segura y va a dar muchísima más calidad al paciente en la asistencia que alguien que no conozca el campo en el que está trabajando”.

Por su parte, Marta Raurell, presidente de la SEEIUC, ha señalado que “con la formación de Grado uno sale siendo enfermero generalista y no para atender a un paciente crítico, que requiere de unas habilidades y unos conocimientos muy específicos que no se adquieren en meses, sino en años”.

Raurell ha insistido en que hay que trabajar en estas especialidades y en cuanto a la de cuidados críticos apunta que “el programa formativo existe porque la mayoría de las enfermeras que trabajan en estas unidades hacen formación posgraduada de uno o dos años para adquirir estos conocimientos”. “Es una formación que se costean ellas porque no nos vemos capaces de atender de forma segura y con calidad a estos pacientes. No descubrimos nada nuevo, lo que demandamos es que se reconozca esta formación que llevamos años haciendo porque no es suficiente el Grado para tratar a estos pacientes”, aseveraba la presidenta de la SEEIUC.

Ahora, desde el Consejo General de Enfermería instan al Ministerio a que se programe una reunión para abordar este tema. Según ha destacado su secretario general, “sabemos que están centrando todos sus esfuerzos en el control de la enfermedad, pero la profesión y el sistema sanitario necesitan que se desbloquee este tema y dar una respuesta eficaz para la formación de estos profesionales, cuya necesidad se ha hecho más latente que nunca durante la crisis sanitaria que estamos viviendo”.