Seleccionar página

El abordaje multidisciplinar de la vacunación en plena pandemia ha centrado el webinar con el que ha culminado el curso “Vacunación: nuevos escenarios y nuevos tiempos”. Un proyecto formativo que el Instituto de Formación del Consejo General de Enfermería, ISFOS, ha puesto en marcha de forma gratuita con el objetivo de analizar en profundidad aspectos clave de la vacunación en una situación tan cambiante como la actual, según se informa en un comunicado.

Al curso, que ha contado con la colaboración de Pfizer, se han inscrito más de 2.000 enfermeras que, previamente al webinar y a través del aula virtual de ISFOS,  habían podido profundizar en los cuatro bloques de que constaba el temario.

Los profesores del curso y ponentes de este webinar, que ha sido moderado por Íñigo Lapetra, director de Comunicación del Consejo General de Enfermería, han sido cuatro expertos en las distintas materias que se han abordado.

De un lado, César Tolosa Tribiño, presidente de la Sala 3ª del Tribunal Supremo, ha sido el encargado de analizar el marco legal de la vacunación en el momento actual, ha explicado a qué situaciones se están enfrentando los jueces en los últimos meses y ha planteado varios supuestos que hasta ahora no se habían contemplado y en los que ya hay que empezar a pensar.

Por su parte, Esther Redondo Margüello, jefa de Sección del Centro de Salud y Vacunación Internacional, se ha referido a la vacunación frente al neumococo en un momento en el que la prevención de la neumonía, especialmente en población vulnerable, adquiere una especial relevancia.

Walter Goycoechea, pediatra del Hospital Virgen del Rocío de Sevilla, se ha centrado en la protección frente al meningococo ACWY en el lactante.

Y la perspectiva enfermera ha venido de Raúl Ayala, enfermero del Centro de Salud Sardinero en Cantabria, que se ha centrado en las estrategias de vacunación frente al COVID, en la vacunación masiva en pabellones y estadios y en el papel clave de las enfermeras y enfermeros en todo este proceso.

Marco legal

Como ha explicado el magistrado durante su intervención, “la vacunación es un tema eminentemente sanitario y científico que, en este momento, ha adquirido una relevancia social de tal calado que también implica decisiones desde el punto de vista jurídico”.

Hasta la pandemia, ha subrayado, la intervención de los jueces en cuestiones relacionadas con las vacunas solía estar circunscrita a grupos antivacunas o progenitores que se negaban a vacunar a sus hijos. Sin embargo, en los últimos meses hemos visto aflorar otras cuestiones en las que la justicia ha tenido que intervenir, concretamente, de hijos que se negaban a que sus padres, de los que eran representantes legales y se encontraban en residencias, fueran vacunados. Hasta el momento, ha explicado César Tolosa, “los jueces han adoptado la decisión de que, no existiendo ninguna contraindicación para la dispensación de la vacuna, lo fundamental es preservar la salud de esas personas mayores por encima de las alegaciones de sus representantes”.

Asimismo, se ha referido a la obligatoriedad de la vacunación por ley, un tema que, ha dicho, sería factible ya que está contemplado en determinados supuestos en los que la pandemia por Covid-19 encajaría a la perfección. Sin embargo, la predisposición de la población a vacunarse es tal, llegando incluso a saltarse la lista establecida, como desgraciadamente se ha visto, que no parece que vaya a constituir un problema.

No obstante, sí podría surgir un supuesto al que hasta ahora no nos habíamos enfrentado: la pérdida de oportunidad. “El problema que puede surgir es que, si no hay vacunas para todos, haya personas que contraigan la enfermedad e imputen la responsabilidad a la Administración sanitaria por no haberle dotado de los medios necesarios”, subraya César Tolosa.

Neumococo

En su intervención, Esther Redondo se ha centrado en “la importancia de prevenir infecciones respiratorias como la infección neumocócica o la infección gripal en este contexto COVID para evitar una saturación aún mayor del sistema sanitario”.

Y es que, como ha explicado, “el neumococo es el germen que más frecuentemente sobre infecta a pacientes hospitalizados críticos por el SARS-COV 2” y sus consecuencias en enfermos críticos pueden llegar a ser mortales, advierte.

La parte positiva es que el neumococo se puede prevenir: “tenemos vacunas seguras y eficaces como la conjugada trecevalente que puede prevenir de forma eficaz la neumonía neumocócica por serotipos vacunales”.

Esta vacuna, que puede administrarse en cualquier momento del año, está especialmente indicada “en adultos con enfermedades crónicas -hepáticas, respiratorias, renales, diabetes…-, pacientes inmunodeprimidos y personas a partir de los 60 o 65 años” y es que, apunta, “sólo por el hecho de ser mayor tienen una inmunosenescencia que les vuelve más vulnerables a la infección, es decir, tienen más probabilidades de contraerla y evolucionar mal”.

Meningococo en lactantes

Walter Goycoechea ha explicado cuál ha sido la situación frente al meningococo en los últimos años en nuestro país. Así, en un contexto en el que el serogrupo B siempre ha sido el más prevalente, desde 2016-2017 se había venido registrando un incremento de los serogrupos A, C, W, Y, siendo estos dos últimos especialmente virulentos.

Con la llegada de la pandemia y la instauración de medidas como la distancia social, las mascarillas, el lavado de manos… el número de casos empezó a reducirse, aunque, advierte, no así su virulencia. Lo esperable ahora, explica Goycoechea, “es que la incidencia vuelva a incrementarse” y, por ello, es preciso adoptar medidas.

Actualmente, en nuestro país se incluye la vacunación frente a los serogrupos A, C, W e Y del meningococo a los doce años y, en algunas comunidades autónomas, al año. Sin embargo, ha puntualizado, algunas sociedades científicas van aún más allá y recomiendan la vacunación incluso antes.

Aunque los casos de enfermedad en el lactante son limitados en el momento actual, para este experto cabe esperar, debido al modelo de transmisión del meningococo, que se incrementen, de ahí que implementar estrategias de vacunación temprana permitiría adelantarse y proteger a los más pequeños casi desde el nacimiento.

Frente al COVID-19

Por último, Raúl Ayala se ha referido a la vacunación masiva frente al COVID-19, algo, ha subrayado, para lo que los centros de salud no están preparados y ha abogado, como ya ha empezado a hacerse en algunas comunidades, por hacerlo en pabellones o estadios. Estos, ha explicado, “son el mejor lugar para vacunar a mucha gente en poco tiempo”, eso sí, “siempre que se cuente con el personal debidamente formado”.

En su intervención ha defendido también que los profesionales que deben vacunar son las enfermeras: “Los que sabemos y los que llevamos poniendo vacunas toda la vida somos los enfermeros. La vacunación no solamente es administrar una vacuna en el deltoides. Tiene un acto prevacunal, en el que hay que tener en cuenta las características de cada paciente y posibles contraindicaciones de la vacuna; un acto vacunal, que hay que llevar a cabo con todas las garantías de higiene y asepsia; y una fase postvacunal, en la que hay que prestar atención a la aparición de cualquier posible complicación que debamos atender”.

Asimismo, ha hecho hincapié en la formación que estos profesionales deben recibir antes de empezar a administrar esta vacuna: “como hemos visto, no es una vacuna cualquiera. Tiene unas características especiales de conservación, manipulación y preparación, por tanto, requiere de una formación específica; la enfermería es un ámbito muy amplio y no todos estamos especializados en lo mismo”.