Seleccionar página

La Sociedad Española de Neumología y Cirugía Torácica (SEPAR) ha elaborado nuevas recomendaciones para la vacunación en enfermedades respiratorias. Las mismas se han publicado en Open Respiratory Archives. La principal idea de este documento es que los pacientes con enfermedades respiratorias crónicas deben vacunarse frente a la COVID-19, dada la eficacia y seguridad de las vacunas actualmente aprobadas.

Asimismo, aclaran otras dudas como que la vacunación frente al SARS-CoV-2 no interfiere con la vacunación antigripal ni antineumocócica. Estas recomendaciones para la vacunación en enfermedades respiratorias han sido elaboradas por un grupo multidisciplinar de expertos en la materia. Entre ellos de neumología, cirugía torácica, enfermería, microbiología, inmunología, medicina preventiva, epidemiología y salud pública.

Recomendaciones para la vacunación en enfermedades respiratorias

Entre otras cuestiones insiste en que los pacientes con EPOC deben ser un colectivo prioritario en recibir la vacunación frente al SARS-CoV-2. Dentro de este los pacientes con déficit de alfa 1 antitripsina (DAAT). Aclaran que ni el tabaquismo, ni los tratamientos para la EPOC ni la terapia de reposición para el DAAT constituyen una contraindicación para la vacunación frente al SARS-CoV-2. También que en esta patología no se recomienda esta vacunación durante los episodios de exacerbación independientemente de la gravedad de la misma.

Otros pacientes prioritarios serían los pacientes con EPID, especialmente los que tiene EPID fibrosante; los pacientes con asma grave de tipo alérgico; los pacientes con bronquiectasias e infección bronquial crónica; o los con cáncer de pulmón en tratamiento activo.

Por otra parte, aclaran que en los pacientes con tromboembolia pulmonar que reciben tratamiento anticoagulante, este tratamiento no está contraindicado con la vacunación frente a COVID-19. Sin embargo, se recomienda no administrar la vacuna cuando la tromboembolia de pulmón se encuentra en su fase aguda. También se recomienda la vacunación en pacientes receptores de un trasplante pulmonar y candidatos en la lista de espera y esta vacunación debe realizarse en un momento en que la enfermedad de base esté estable sin necesidad de modificar las pautas de tratamiento inmunosupresor de base.