Seleccionar página

Profesionales expertos de Enfermería se reunieron para celebrar el encuentro “Papel de la Enfermera Hematológica: Presente y futuro”, organizado por AbbVie con el aval de la Asociación Nacional de Enfermería Hematológica (A.N.E.H.). Esta jornada, que se desarrolló virtualmente, contó con la asistencia de enfermeras en contacto con pacientes oncohematológicos, o que tienen interés en esta área, con el objetivo de formar a los profesionales de la enfermería en los últimos avances en el cuidado y manejo de los pacientes con enfermedades hematológicas y poner en relieve la labor de este colectivo sanitario.

En el marco de esta reunión, Don Jesús Gª Masegoso, vicepresidente de A.N.E.H, quiso “recordar a las autoridades sanitarias que el cuidado y tratamiento del paciente hematológico requiere una preparación específica más allá de un título Enfermería. En A.N.E.H somos muy conscientes de ello y por esto llevamos años reclamando la creación de la especialidad de Enfermería hematológica”.

Masegoso explicó que los nuevos desarrollos técnicos y de diagnóstico y la aparición de nuevos tratamientos hematológicos hacen “cada vez más imprescindible la especialización y formación del profesional de Enfermería para garantizar un manejo óptimo del paciente”.

Según expuso Masegoso, “el proceso asistencial hematológico debe basarse en una serie de conocimientos específicos por parte de la enfermera que se adquieren sólo a través de una formación en distintas materias. Las enfermeras deben conocer las toxicidades específicas del tratamiento, cuidados de catéteres venosos centrales, tratamientos que los precisan, soporte transfusional o síntomas de alarma ante posibles complicaciones”, señala.

Por su parte, Doña Angélica Aranda, Enfermera de Práctica Avanzada de Hematología y Hematoterapia del Complejo Hospitalario Moisès Broggi y coordinadora del encuentro describió el rol de la enfermera hematológica como fundamental en la prevención de complicaciones, el control de los efectos secundarios y la atención de los aspectos psicosociales de la persona. Además, desempeña la función de nexo entre los distintos niveles asistenciales de forma eficaz. “El acompañamiento biopsicosocial del paciente y su familia es la principal tarea del enfermero hematológico”, recalca.

Los ponentes de la jornada también destacaron la relevancia de la función de la enfermera que está en el área de enfermos hematológicos trasplantados. “Además de la preparación para llevar a cabo los cuidados físicos de estos pacientes, estas profesionales deben contar con herramientas psicológicas que les ayuden a manejar la situación de aislamiento y las particularidades que rodean al paciente recién trasplantado.”

La atención domiciliaria aliada contra el virus SARS-COV-2

Por otro lado, en el transcurso de la reunión, los especialistas abordaron el impacto de la pandemia en el desempeño de la labor de la enfermera hematológica. “Proteger a los pacientes inmunodeprimidos, para evitar que se infectaran, ha sido una tarea prioritaria para nosotros”-explica Aranda-. “El objetivo durante estos meses ha sido impedir en la medida de lo posible que el paciente visite los hospitales, e incluso evitar los ingresos, para ello el seguimiento telefónico y la atención domiciliaria han jugado un papel clave.” Más allá del contexto generado por la pandemia, esta enfermera señaló que el tratamiento ambulatorio permite que el paciente sienta una menor dependencia del hospital y experimente un estilo de vida más parecido al de una persona sana.

Para finalizar, el vicepresidente de A.N.E.H invitó a los asistentes a participar en el Congreso Nacional de Enfermería Hematológica que tendrá lugar los días 7, 8 y 9 de octubre Palacio de Congresos y Exposiciones de Oviedo, Asturias.