Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha denunciado que España lleva meses de retraso para aprobar la Ley de Seguridad del Paciente, cuando nuevos estudios científicos demuestran que contar con una legislación que garantice una asignación adecuada de pacientes por cada enfermera y enfermero reduce la mortalidad, los reingresos y la duración de las estancias hospitalarias.

Publicación en The Lancet

Según SATSE, es incomprensible que mientras se acumulan nuevas evidencias científicas a favor de legislar una asignación máxima de pacientes por cada enfermera, como el nuevo estudio publicado en la prestigiosa revista The Lancet, la Proposición de Ley que entró en el Congreso de los Diputados en 2019 con este objetivo aún sigue pendiente de la presentación y debate de las enmiendas parciales a su articulado en la Comisión de Sanidad.

El nuevo artículo publicado en The Lancet se titula “Efectos de la legislación sobre la relación enfermera-paciente sobre la dotación de personal y la mortalidad de los pacientes, los reingresos y la duración de la estancia”. En él se constata, en base a un estudio realizado en el Estado de Queensland (Australia) en el que se ha legislado en este aspecto, que en los hospitales con una ratio de cuatro pacientes por enfermera en los turnos de mañana y tarde, la tasa de mortalidad se ha reducido hasta un 7% en 30 días. Las readmisiones en una semana también descendieron en un 7% y la duración de la estancia se acortó en un 3%.

Una realidad muy diferente a la de nuestro país. Una enfermera puede llegar a tener una asignación de hasta 20-25 pacientes en un hospital, lo que conlleva claros y serios riesgos para la seguridad y salud de los pacientes, como también han constatado otros estudios científicos realizados por expertos a nivel internacional y nacional.

Otra conclusión del estudio realizado en Australia es que se logra un mayor ahorro en los costes económicos sanitarios cuando existe una dotación adecuada de profesionales de Enfermería.

En concreto, la publicación concluye que el contar con las enfermeras y enfermeros necesarios conllevó un coste de unos 33 millones de euros, mientras que el ahorro del presupuesto general de salud que se consiguió debido a la reducción de reingresos y estancias hospitalarias fue más del doble (69 millones de euros).

“Estamos a un solo paso de que España sea uno de los pocos países del mundo y el único en Europa en contar con una legislación que reducirá complicaciones, riesgos y fallecimientos, además de ahorrar dinero, y el impulso final necesario no llega por parte de nuestros representantes políticos que, semana tras semana, siguen sin presentar sus enmiendas al texto normativo”, apuntan desde la organización sindical.

Desde SATSE también denuncian la “pasividad de nuestros representantes parlamentarios”, algo que manifiestan que no es entendible, teniendo en cuenta que la norma nace de la voluntad popular expresada por cerca de 700.000 firmas y cuenta ya con el respaldo mayoritario de los partidos con representación en el Congreso. Además, la actual crisis sanitaria requiere de medidas eficaces y urgentes que mejoren y refuercen nuestro sistema sanitario.