Seleccionar página

El tabaco produce cáncer en aquellos que fuman y también en los que respiran el humo del tabaco de otros. Hasta 16 tipos de cáncer están relacionados con el tabaco, es el causante de un tercio de todos los casos de cáncer y, sin embargo, nueve de cada diez fumadores activos fuma en presencia de menores. Además, casi en la totalidad de espacios públicos frecuentados por niños hay restos de humo de tabaco en el ambiente.

Actualmente, apenas el 22% de la población mayor de 15 años fuma y expone a ese humo ambiental al 78% restante, lo que sitúa a los menores en una situación de extrema vulnerabilidad.  Por ello, con motivo del Día Mundial Sin Tabaco, la Asociación Española Contra el Cáncer (AECC) reclama una ampliación de la normativa antitabaco vigente para liberar de humo de tabaco aquellos espacios públicos donde sea frecuente la presencia de menores. La asociación plantea esta iniciativa como vía esencial para la reducción del tabaquismo y como único medio probado para garantizar la protección de la ciudadanía frente a los efectos nocivos del humo ambiental. Alineándose con el Plan de Cáncer Europeo, la AECC persigue así reducir la incidencia de fumadores en España para conseguir que para el año 2030 haya una generación libre de tabaco.

Exposición de los menores de edad

Ramón Reyes, presidente de la AECC, ha comentado que “como venimos alertando desde hace años en la AECC, el tabaco provoca cáncer y mata. Pero el humo del tabaco también y no podemos consentir que la población no tenga la opción de elegir si se expone o no. Es intolerable que, a estas alturas, los niños y niñas de este país, los jóvenes, sufran las consecuencias del tabaco sin encenderse un cigarrillo. Por ello, hemos pedido a la ministra de Sanidad, que se actualice la Ley Antitabaco existente ampliándose los espacios libres de humo. De ese modo, estaremos reduciendo la exposición de los menores a las más de 70 sustancias cancerígenas que contiene el humo ambiental, además de evitar otras consecuencias físicas a corto plazo”.

“Desde la Asociación, queremos hacer un llamamiento generalizado a la sociedad española para que todos los niños y niñas del país puedan respirar aire libre de humo de tabaco hoy para preservar su salud en el futuro”, concluye Reyes.

Los menores se encuentran ante una situación de especial inequidad, al no poder elegir libremente respirar aire libre de humo de tabaco en los espacios públicos.  Estos representan así un colectivo especialmente vulnerable a la inhalación del humo ambiental pudiendo sufrir, tras una exposición continuada, un 50% más de otitis, un 20% más de crisis asmáticas o un 30% más de infecciones respiratorias. Además, los niños y niñas expuestos al humo del tabaco durante la infancia tienen más riesgo de desarrollar cáncer y enfermedades cardiacas en la edad adulta que los no expuestos.

En el caso de los jóvenes, la normalización del tabaco, que aún persiste en nuestro entorno, promueve que estos comiencen a fumar a una edad temprana. Concretamente, la edad media de inicio en el consumo es de 14,1 años.

Aunando fuerzas para construir una generación más saludable

En una acción conjunta con la Confederación Católica Nacional de Padres de Familia y Padres de Alumnos (CONCAPA) y con la Confederación Española de Asociaciones de Padres y Madres del Alumnado (CEAPA), a la que se han sumado también Asociaciones de Madres y Padres de Alumnos (AMPAs) por todo el territorio nacional, la AECC ha establecido una serie de ejes estratégicos para la ampliación de la actual ley. Además, hace hincapié en la importancia de consolidar la vigilancia sistemática para su cumplimiento.

Esta acción colectiva es el punto de partida de una colaboración que continuará en el tiempo entre las organizaciones de padres y madres de alumnos y la AECC. Trabajarán conjuntamente con el objetivo de construir una generación más concienciada con la salud y que cuente con mayores opciones de elección saludables a medio y largo plazo.

Menos tabaquismo, más muertes evitadas

El consumo de tabaco es el primer causante de enfermedad, invalidez y muerte evitable en España. Así, entre los años 2010 y 2014 un total de 259.348 personas fallecieron por causas relacionadas con el tabaco en nuestro país, estableciendo en 51.870 la media de muertes anuales derivadas del consumo de esta sustancia. El tabaco representa así una de las principales amenazas para la salud pública a nivel global, provocando la muerte directa o indirecta de la mitad de las personas fumadoras y situándose como la causa principal del 90% de las muertes por cáncer de pulmón.

A pesar de esta realidad, el 22% de la población española comprendida entre los 15 y los 64 años −un total de 8,6 millones− fuma diariamente. Solo en el año 2019, 340.000 personas pasaron a engrosar las estadísticas de fumadores activos. De este modo, si bien este colectivo de fumadores activos es el principal receptor del humo del tabaco, el 78% de población restante también se ve expuesta a sus efectos nocivos a raíz, esencialmente, del humo ambiental que permanece en el aire al encender un cigarrillo. Así, una de cada ocho personas que fallecen a causa del tabaco en el mundo, nunca ha fumado activamente.

Respirapp, nuevo recurso para dejar de fumar de la AECC

De acuerdo con un estudio del Observatorio del Cáncer de la AECC, 2 millones de personas han intentado dejar de fumar en el último año y solo el 20% han recibido ayuda para hacerlo.

La AECC, expandiendo sus servicios de ayuda para dejar de fumar e intentando que todas las personas puedan tener acceso a estos servicios, ahora extiende su terapia presencial y online a través de la aplicación para dejar de fumar Respirapp. Se trata de un recurso con el que se pretende cubrir la necesidad de todas esas personas que quieren dejar de fumar en nuestro país y que no han podido tener acceso a algún tipo de servicio o de apoyo para hacerlo.