Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado al Gobierno y comunidades autónomas que acuerden una estrategia de actuación conjunta para mejorar las condiciones especialmente “difíciles y penosas” que sufren las enfermeras y enfermeros, así como el conjunto del personal sanitario, que trabajan en zonas rurales o despobladas.

La falta de suficientes profesionales, desplazamientos largos y continuos o las dificultades existentes en la coordinación con centros de salud y hospitales son algunos de los principales problemas a los que tienen que enfrentarse los profesionales de enfermería del ámbito rural. Además, cabe destacar, como señala el sindicato, que prestan su atención y cuidados a grupos de población dispersos, con edades avanzadas y una alta tasa de cronicidad y pluripatologías.

Ante esta realidad, SATSE considera prioritario que, dentro de las estrategias generales de actuación para evitar la despoblación de las zonas rurales de nuestro país, Gobierno y comunidades autónomas acuerden el desarrollo de actuaciones concretas y eficaces para mejorar las condiciones de sus profesionales sanitarios. De esta forma, garantizarían su presencia en una dotación adecuada y, con ello, la atención y cuidados que necesita la población que reside en estos municipios y pedanías.

Entre otras medidas, la organización sindical reclama, en primer lugar, que se refuercen las plantillas de enfermeras y enfermeros, los cuales, además de su actividad en el centro de salud o consultorio local correspondiente, deben realizar atención sanitaria y cuidados a domicilio.

Asimismo, el Sindicato demanda que se generalice que estos profesionales cuenten con un vehículo de la administración para sus desplazamientos a diferentes pueblos y pedanías. En la actualidad, muchos de ellos y ellas siguen teniendo que recurrir a su vehículo particular y privado haciéndose cargo, además, del coste de la gasolina y de su mantenimiento, así como de la reparación del mismo.

Además, “hay que mejorar la coordinación entre los centros y consultorios que se encuentran en estas zonas con otros del área de salud correspondiente y los hospitales de referencias en lo que respecta, por ejemplo, a las pruebas diagnósticas y también propiciar un mayor acceso de estas enfermeras y enfermeros a las actividades formativas, sea vía online o posibilitando los desplazamientos correspondientes”, afirma SATSE.

Por último, la organización sindical remarca que todos los planes y estrategias de actuación conjunta hay que dotarles de la inversión necesaria en recursos y medios si queremos realmente evitar el abandono progresivo de estas zonas rurales.