Seleccionar página

Delegadas y delegados del Sindicato de Enfermería, SATSE, se concentraron frente al Congreso de los Diputados para proteger y defender a el sistema sanitario y sus profesionales. Según señala el sindicato en un comunicado, se reunieron para enfrentar “la desidia y frivolidad que están demostrando las instituciones públicas y algunos partidos políticos a la hora de garantizar la atención sanitaria y cuidados que necesitan y merecen los más de 47 millones de personas que residen en nuestro país una vez superado lo peor de la pandemia de la COVID-19”.

Procedentes de todas las comunidades autónomas y junto a profesionales sanitarios que se han querido sumar a la convocatoria de SATSE, los representantes sindicales de los cerca de 400.000 enfermeros, enfermeras y fisioterapeutas de nuestro país protagonizaron un acto de protesta multitudinario frente al Parlamento. En el mismo, denunciaron que gobiernos y partidos políticos han vuelto a abandonar a nuestro sistema sanitario, al no cumplir con los compromisos expresados en lo peor de la pandemia para asegurar los recursos y medios que necesita en el conjunto del Estado.

“Tenemos una Atención Primaria rota y desarticulada, unos hospitales saturados y muy tensionados, y unos profesionales, como las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas sobre los que recayó la responsabilidad de luchar en condiciones muy graves y difíciles contra la pandemia, arriesgando su propia vida, que sufren una sobrecarga y precariedad laboral absolutamente inaceptable, además de todo tipo de riesgos químicos, biológicos, psicosociales y físicos”, enfatizó el presidente de SATSE, Manuel Cascos, durante la concentración.

Asimismo, Cascos destacó que el gasto público de nuestro país dedicado a Sanidad (6% del PIB) sigue por debajo de la media de la UE y de países que superan el 9 y 8 por ciento. Además, las listas de espera se encuentran disparadas y las ratios de enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas “no son ni de lejos las adecuadas”. Mientras esto sucede, agregó, “sólo se ha destinado un porcentaje irrisorio de los fondos europeos a mejorar la atención sanitaria y ninguno de los más de 200 compromisos alcanzados en la Comisión de Reconstrucción en el Congreso se han hecho aún realidad”.

Ley de Seguridad del Paciente

Desde SATSE también señalan que un claro ejemplo de la falta de interés de los partidos por mejorar nuestra sanidad es el retraso de casi un año que sufre la tramitación de la Ley de Seguridad del Paciente en el Congreso de los Diputados. Ello impide que se pueda garantizar en óptimas condiciones la seguridad asistencial en los hospitales, centros de salud y otros centros sanitarios y sociosanitarios de todo el Estado, a través de una asignación máxima de pacientes por cada enfermera o enfermero.

Se tarta de una ley que evita complicaciones, riesgos, reingresos y fallecimientos, como, según indican, concluyen numerosos expertos nacionales e internacionales en base a estudios científicos.

“Llevan meses jugando con la seguridad y salud de 47 millones de personas y el bloqueo político que se está produciendo por extrañas razones es una falta de respeto absoluto a los intereses y necesidades sanitarias de los ciudadanos y pacientes y a la dignidad laboral y profesional de las enfermeras y enfermeros”, apuntó Cascos.

SATSE ha presentado distintas iniciativas y propuestas a gobiernos y partidos políticos a lo largo de los últimos meses y siguen sin recibir una respuesta satisfactoria. Entre ellas, la ley contra las agresiones a los profesionales sanitarios, distintos planes para acabar con la temporalidad, fomentar el retorno de profesionales que tuvieron que emigrar a otros países y propiciar un incremento en la oferta universitaria del Grado de Enfermería, o la creación de un Observatorio de la Mujer en el ámbito sanitario para evitar comportamiento sexistas y estereotipados.