Seleccionar página

El sindicato de enfermería SATSE ha convocado para este martes a los profesionales enfermeros y fisioterapeutas en los hospitales de las capitales de provincia de toda España. La convocatoria tiene el objetivo de denunciar que estos centros sanitarios se encuentran “enfermos” por los graves problemas de recursos y medios “que ya sufrían antes de la pandemia y que ha ido empeorando en los últimos meses”.

Esta situación de crisis se ha dado porque los partidos políticos “miran hacia otro lado y no apuestan por resolver una situación que perjudica tanto a la ciudadanía como a los profesionales”. Esta nueva concentración se producirá a escasos días de la última, el pasado 10 de febrero cuando se congregaron a los profesionales en torno a los centros de salud.

La protesta pretenderá reflejar “la grave sobrecarga y presión asistencial que se sufre en los hospitales”, así como el empeoramiento en la atención y cuidados que se prestan a más de 47 millones de ciudadanos. Un ejemplo que destaca SATSE es el aumento de las listas de espera para consultas externas, pruebas diagnósticas o intervenciones quirúrgicas, o que las situaciones de colapso y caos en servicios tan sensibles, como Urgencias, se repiten de manera continua.

Por su parte, el personal de Enfermería tiene que atender y cuidar hasta 20 y 25 pacientes en las plantas donde se encuentran ingresados y hasta tres y cuatro personas en las Unidades de Cuidados Intensivos (UCIs), con repercusiones graves en la calidad y seguridad asistencial y en la propia salud laboral de los profesionales. La ratio segura está entre seis y ocho pacientes en planta y 1-2 personas por enfermera en las UCIs, según numerosos estudios y análisis científicos nacionales e internacionales realizados.

Las concentraciones se realizarán, a las 10.30 horas, en los hospitales de las capitales de provincia. SATSE espera contar con la presencia y participación activa de numerosos profesionales que quieran expresar, de manera firme y rotunda, que la situación no puede continuar así por más tiempo y que todos los responsables públicos deben priorizar, con más medios y recursos, a los centros hospitalarios en los que son atendidas y cuidadas decenas de miles de personas todos los días.