Seleccionar página

El Colegio de Enfermería de Bizkaia ha acogido la celebración de la IV Jornada de Enfermería de Salud Mental de Bizkaia. La cita estuvo organizada por la Asociación Española de Enfermería de Salud Mental (AEESME), la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia (ACEB) y la Comisión de Salud Mental del Colegio de Enfermería de Bizkaia.

La jornada fue inaugurada por el Dr. Francisco Megías, presidente de la AEESME; Maite Feito, presidenta de la Academia de Ciencias de Enfermería de Bizkaia; y María José García Etxaniz, presidenta del Colegio de Enfermería de Bizkaia.

En la jornada se trataron temas como la evolución de la autonomía de la voluntad en la toma de decisiones al final de la vida, la importancia de la presencia enfermera para trabajar cuidados integrales en los dispositivos de atención en los primeros episodios psicóticos y el trabajo que las enfermeras especialistas en Salud Mental desarrollan en hospitales de día infanto-juveniles.

Además, según declaró Francisco Megías, «la jornada ha sido una ocasión propicia para exponer intervenciones punteras que se vienen desarrollando en distintos centros y servicios. Por otro lado, conscientes del patrón epidemiológico actual derivado de la pandemia que se viene sufriendo a causa del coronavirus entre los profesionales sanitarios, con situaciones de estrés, ansiedad, fobias, depresiones reactivas, etcétera, hemos querido también explicar el programa de ayuda que a disposición de todos ha puesto el Colegio de Enfermería de Bizkaia. Es un buen recurso que animamos a utilizar cuantos profesionales presenten cualquier síntoma del ámbito de la Salud Mental».

Según manifestó el presidente de la AEESME, «las enfermeras especialistas en Salud Mental persiguen la actualización curricular para estar en la mejor disposición y atender la necesidad de cuidados de las personas, las familias y los grupos sociales con gran profesionalidad y calidad».

Por su parte, María José García Etxaniz puso de relieve durante su discurso de bienvenida, que tanto el coronavirus como la guerra de Ucrania «han supuesto y suponen dos enormes retos de salud mental. La pandemia de COVID-19 ha aumentado más de un 25 por ciento los trastornos de ansiedad y depresión entre la población general. Incluso para nuestro propio colectivo, ha supuesto una durísima prueba psicológica, como bien podemos decir, por haberlo vivido en carne propia muchas de nosotras y nosotros. En cuanto a la Guerra de Ucrania, es un nuevo escenario que precisa la insustituible labor de la Enfermería, también, en su especialidad de Salud Mental».

El primero en intervenir, fue el Dr. Rafael Toro, experto universitario en Bioética Clínica y supervisor del Hospital Universitario Príncipe de Asturias, con la ponencia ‘Evolución de la autonomía de la voluntad en la toma de decisiones al final de la vida’. En la misma, reflexionó sobre la gestión del “tiempo de morir”, centrándose en la evolución histórica de la toma de decisiones de la persona durante el proceso final de su vida.

El análisis jurídico que presentó «realiza un repaso a la evolución normativa del desarrollo del derecho del paciente a la toma decisiones. La transformación se inicia con la Constitución Española, pasa por la Ley de autonomía del paciente y culmina con la reciente aprobación de la Ley de regulación de la eutanasia. Este conjunto de normas permite un escenario actual en el que la persona puede ser dueña de su propia vida e incluso de su propia muerte».

La siguiente ponencia, ‘Presencia enfermera en un dispositivo de atención ante primeros episodios psicóticos’, a cargo de Violeta Sánchez, enfermera especialista de Salud Mental de la Red de Salud Mental de Bizkaia, se llevó a cabo de forma telemática.

La especialista habló sobre los equipos de Lehenak o programas de primeros episodios psicóticos y de cómo están configurados; de qué profesionales constan, cauces de derivación y qué perfil de pacientes son atendidos en ellos. El grueso de su intervención lo centró en el acompañamiento terapéutico a la psicosis.

Tras la ponente anterior, Cristina Varillas, enfermera especialista en Salud Mental, presentó el trabajo diario en un hospital de día infanto-juvenil, especialmente, las actividades en las que los profesionales de Enfermería tienen un rol protagonista. «Prácticamente, estamos presentes en todas las actividades. Tenemos cinco grandes líneas de trabajo; la línea principal consiste en aprender a aceptar esas emociones, a aceptar el malestar y desarrollar técnicas que ayudan a tolerar, cambiar, aceptar, etc. También trabajamos en el ámbito de las habilidades sociales, con el fin de ayudar a enfrentarse a la vida, al mundo social, a las dificultades en las relaciones, comunicación asertiva, etcétera. Al final, lo que damos son herramientas para que cuando salgan, tengan habilidades tanto desde el punto de vista conductual como de pensamiento, así como habilidades para controlar y regular sus emociones», declaró.

El programa de la jornada lo cerró el psiquiatra Juan Luis Mendívil, con la ponencia ‘Ayuda a profesionales desde el programa del Colegio de Enfermería de Bizkaia’, para acercar el programa de ayuda a profesionales enfermeros, puesto en marcha en el inicio de la pandemia por iniciativa del Colegio de Enfermería de Bizkaia. Este tiene como objetivo evitar posibles casos de estrés postraumático, así como aliviar y evitar cuadros de ansiedad, síndromes de estar quemado, etcétera, en este colectivo sanitario.

Tal y como aseveró, «el trabajo de enfermería es uno de los más cercanos al sufrimiento humano; este es el motivo por el que se precisa que sea vocacional. Sin embargo, es una profesión con un elevado riesgo psicosocial, no sólo por el propio objeto de trabajo, sino también por otros condicionantes que convierten a esta tarea en altamente estresante».