Seleccionar página

La nueva sede del Consejo General de Enfermería (CGE) de España ha abierto sus puertas en un evento exento de representantes políticos y en un ambiente crítico ante “la inacción de la Administración nacional y autonómica a la hora de atender reivindicaciones que los profesionales arrastran durante décadas”, señala la organización en un comunicado.

“La flagrante discriminación en la categoría laboral, los contratos indignos y caóticos, las especialidades inexistentes en la práctica y, especialmente, unas ratios de enfermeras impropias de países desarrollados” indican que son algunas de los temas que han llevado al límite a la Enfermería española.

La nueva sede del CGE es un edificio emblemático situado en Madrid junto al km 12 de la autovía A6. Se trata de una construcción moderna, pero a la vez sencilla y funcional porque ha sido concebida para ser la casa de toda la organización colegial y de todas las enfermeras y los enfermeros. Incluye numerosas salas de reuniones donde acoger todo tipo de eventos profesionales, y una estructura de trabajo colaborativa donde los profesionales que desempeñen su labor en ella se organizan en espacios comunes de trabajo.

Con motivo de la inauguración de esta nueva sede, los presidentes de la organización colegial y del resto de entidades de representación enfermera (sociedades científicas y asociaciones de profesionales, gestores y estudiantes) han reforzado su compromiso y determinación para “poner fin al ninguneo hacia las especialidades o la categoría laboral”. Una unidad histórica “contra los contratos indignos y las ‘recetas’ de la Administración para paliar el vergonzoso y preocupante déficit de enfermeras en España mediante la formación de profesionales no universitarios y “low cost” para hacer el trabajo de las enfermeras”.

El presidente del CGE, Florentino Pérez Raya, ha recalcado en su intervención estar hartos de que las buenas palabras al final nunca se manifiestan en hechos concretos. “Por ejemplo, es inadmisible la situación de escasez de enfermeras que se manifiesta en las ratios más bajas de Europa y en una sobrecarga asistencial que pone en peligro la seguridad de las enfermeras y de los pacientes”, remarcaba.

Respecto a la exclusión de las enfermeras en la misma categoría A, que el resto de profesionales que tienen la misma titulación de Grado, el Pérez Raya ha declarado: “está más que claro que existen intereses corporativistas en que sigamos perteneciendo al grupo A2 para mantener un techo de cristal que nos impida crecer como gestores y acceder a puestos de máxima responsabilidad para los que estamos sobradamente preparados y preparadas. Movimientos que son clasistas porque cuando se trata de otros profesionales no tienen objeción, aunque todas estas titulaciones tienen idénticos créditos académicos que la nuestra”.

Ayuda a Ucrania

El presidente también ha anunciado la salida en los próximos días de un tráiler cargado de material sanitario de primera necesidad hacia Ucrania que ha sido financiado por la Organización Colegial de Enfermería. “Hemos estado en contacto con la Asociación de Enfermeras Ucranianas, y hemos contado con el asesoramiento de la Asociación de enfermería coordinadora de recursos materiales ANECORM, así como compañeros del ámbito de emergencias y catástrofes, nuestro equipo de enfermeras del Instituto de Investigación Enfermera del CGE y del departamento internacional, así como los expertos en cooperación tanto de nuestra ONG Solidaridad Enfermera y la ONG Mensajeros de la Paz del padre Ángel que tienen bases dentro de Ucrania y están en contacto directo con la población y con el gobierno del país”, ha afirmado.