Seleccionar página

El presidente de la Junta de Andalucía, Juanma Moreno, ha anunciado que su Gobierno para la XII Legislatura tendrá siete consejeras y seis consejeros. Es decir, estará compuesto por trece consejerías. Entre los nuevos nombramientos destaca el de Catalina García Carrasco, nueva consejera de Salud y Consumo de la Junta de Andalucía y enfermera de profesión. La misma sustituirá en el cargo a Jesús Aguirre, que, según los sindicatos, dejaba atrás un gobierno dialogante, pero con puntos negros en materia de recursos humanos.

Juanma Moreno ha destacado que se trata de un equipo “muy meditado”. Se espera que este mismo martes los consejeros juren o prometan su cargo. Seguidamente, participarán en el primer Consejo de Gobierno. En este sentido, Moreno ha subrayado el esfuerzo para que en menos de 40 días desde la celebración de las pasadas elecciones su nuevo Gobierno quede formado. Igualmente, ha destacado que Andalucía se mantiene entre las comunidades autónomas con menor número de consejerías, pese a ser la que más ciudadanos tiene: 8,5 millones.

Recibimiento a Catalina García Carrasco

Tras darse a conocer el nombramiento de Catalina García Carrasco, se han producido las primeras reacciones. Desde el sindicato de enfermería SATSE han destacado “el valor” que aporta que, por primera vez en Andalucía, sea una enfermera quien ostente este cargo de máxima responsabilidad en la sanidad andaluza. Algo que consideran un “hito” para la profesión.

SATSE ha subrayado, además, que Catalina García Carrasco fue viceconsejera de la Consejería de Salud y Familias en la pasada legislatura. “Es una gran conocedora de la situación actual de la sanidad andaluza y de sus profesionales”. Y es que, en su trabajo en los últimos tres años y medio, tuvo que afrontar la pandemia de la COVID-19.

De esos encuentros previos a su reciente nombramiento surge la petición de SATSE a la nueva consejera para que “mantenga un diálogo permanente” con los sindicatos sanitarios. Por eso, el sindicato ha mostrado su “predisposición” a García para “debatir y negociar todos aquellos problemas y cuestiones que puedan ser positivas para la asistencia sanitaria y la Sanidad Pública andaluza en general”. Por supuesto, también para el desarrollo profesional y laboral del conjunto de las enfermeras, enfermeros y fisioterapeutas.