Seleccionar página

La Mesa Enfermera de Atención Primaria (TIAP), impulsada por la Asociación de Enfermería Familiar y Comunitaria de Cataluña (AIFICC), el Colegio Oficial de Enfermeras y Enfermeros de Barcelona (COIB) y el Colegio Oficial de Enfermeras y Enfermeros de Tarragona (CODITA), se acaba de constituir para “aglutinar el malestar, desazón y desafección que viven las enfermeras de Atención Primaria de Salud”, según se informa en un comunicado.

Estas demandas surgen a partir de las propuestas de transformación de la Atención Primaria recogidas en la Estratègia nacional d’atenció primària i salut comunitària (ENAPISC). Entre los temas que más preocupan al colectivo destaca el reconocimiento de la especialidad de enfermería familiar y comunitaria y el valor añadido que puede aportar al primer nivel asistencial; o el pleno desarrollo de las competencias de las enfermeras, especialmente las vinculadas a la atención longitudinal en todas las etapas de la vida.

La TIAP quiere analizar y hacer propuestas “para exigir el reconocimiento en el liderazgo y la experiencia de las enfermeras, que son piezas clave para resolver problemas y situaciones de salud y de enfermedad, desde una perspectiva individual, familiar y comunitaria”. Por ello, entre otros temas, se analizará: el número de enfermeras necesarias en base a las necesidades de las personas y las características sanitarias, sociales, económicas y del entorno; y las innovaciones digitales que hay que aplicar y cómo afectan ya en la provisión de los servicios, sobre todo en el entorno domiciliario y en los cuidados en el entorno comunitario.

Las tres entidades promotoras de la TIAP consideran que una mesa de debate como la que proponen, “donde nos encontramos actualmente AIFICC, COIB, CODITA y enfermeras comprometidas a título personal, puede ser el espacio que nos permita canalizar las demandas y sugerencias que nos hacen llegar y trabajar en cooperación con el objetivo de buscar soluciones factibles”.

Así, y como señalan sus promotores, la TIAP “pretende convertirse en un espacio permanente común donde, a través de convocatorias presenciales o digitales, se intentarán canalizar iniciativas, propuestas, sugerencias, innovaciones para encontrar las mejores estrategias y los mayores consensos posibles en la atención familiar y comunitaria que las enfermeras de nuestro país deben ofrecer a los ciudadanos”, concluye el comunicado.