Seleccionar página

Las pautas claves para el manejo de los síntomas del tracto urinario inferior (STUI) son el control de la obesidad y sobrepeso, evitar hábitos tóxicos, como el consumo de tabaco, alcohol, cafeína, ingesta adecuada de líquidos (2 litros/día), y el sedentarismo, según explica Concepción González Lluva, jefe de la Unidad de Enfermería de Urología del Hospital Universitario Gregorio Marañón, de Madrid.

De hecho, la herramienta para favorecer la adherencia al tratamiento es una buena comunicación paciente-profesional sanitario fomentando una relación terapéutica de confianza.

Los cuidados que más demandan son los que mejoren su calidad de vida. En este contexto, la especialista señala que las pautas que más les cuestan seguir son aquellas relacionadas con los cambios en el estilo de vida. Por eso, hay que insistir en la mejora que supone que las mujeres con STUI sigan las medidas higiénico-dietéticas pautadas por su equipo de profesionales de salud.

Las expectativas que se plantean conseguir con dichas medidas son el aumento de la calidad de vida que tienen disminuida por la presencia de los STUI y la recuperación de su autonomía.

Búsqueda de información

Sin embargo, tal y como indica Concepción González Lluva, si no se consigue una relación enfermera-paciente basada en la confianza y empatía, la adherencia al tratamiento es difícil y sustituyen esta relación por la búsqueda de apoyos emocionales en personas de su entorno con síntomas similares.

También hay que tener en cuenta que, en la actualidad, la tecnología y las redes sociales están al alcance de todos los ciudadanos, por lo que es frecuente la consulta previa en estos medios antes de acudir al especialista o enfermera de referencia. “Las redes sociales favorecen el empoderamiento del paciente y obligan al personal sanitario a mantener sus conocimientos actualizados”, comenta la especialista, quien añade que “se debe aconsejar siempre una búsqueda de información veraz y contrastada científicamente”.