Seleccionar página

El Sindicato de Enfermería, SATSE, ha reclamado a las distintas consejerías de Sanidad autonómicas que revisen al alza la compensación económica que recibe el personal de enfermería por trabajar a turnos (noches, domingos y festivos) en los hospitales o realizar guardias en los centros de salud. En opinión del sindicato, las cantidades que se abonan en la actualidad son “absolutamente irrisorias” y “dañan la dignidad de estos profesionales que atienden y cuidan ininterrumpidamente a miles de pacientes cada día”.

SATSE ha denunciado que lo que cobran por estas horas “no resisten comparación alguna con lo que reciben muchos otros colectivos profesionales por su trabajo, sirva como ejemplo, el hecho de que un mecánico cobra de media 40 euros a la hora o que una persona que se dedica a la limpieza en el hogar recibe una media de doce euros la hora, dicho todo ello con escrupuloso respeto y reconocimiento a su trabajo”, se afirma en un comunicado.

Según el sindicato, “no hay duda de que las enfermeras y enfermeros están muy mal pagados y no se compensa, ni de lejos, las consecuencias a todos los niveles (físicas, psíquicas, psicológicas…) que les provoca un trabajo que les obliga a estar en permanente alerta y vigilancia y en contacto ininterrumpido con el dolor, el sufrimiento y, en ocasiones la muerte, sin olvidar la permanente e inhumana sobrecarga laboral a la que se ven sometidos cada día en los hospitales, centros de salud y centros sociosanitarios del conjunto del Estado, como consecuencia de la tremenda falta de profesionales”.

Desde SATSE se denuncia que el personal de enfermería que trabaja en los hospitales cobra, de media, por cada hora trabajada durante la noche unos cinco euros brutos durante la primera y segunda semana, cantidad que se reduce hasta los tres euros brutos en el caso de la tercera y cuarta semana.

En lo que se refiere al personal de los centros de salud, la organización sindical apunta que la hora de guardia fuera de la jornada laboral ordinaria en Atención Primaria no llega a los nueve euros brutos en algunas comunidades autónomas.

Desde el sindicato se afirma que “los distintos servicios de salud tienen que reconocer de manera justa las penosas condiciones laborales de un colectivo profesional cuyo salario base es de unos 1.000 euros al mes”. Por ello, insiste en que hay que mejorar sus complementos retributivos.