El documento indica que “el reforzamiento iniciado en las últimas semanas en todas las comunidades autónomas debe consolidarse y se debe garantizar la posibilidad de desplegar capacidades adicionales que estén operativas en un breve espacio de tiempo”.

Estas “recomendaciones genéricas” para el inicio del proceso de transición destaca el papel de la Atención Primaria, así como la necesidad de mantener las medidas de protección colectiva para poder comenzar la etapa de transición. Con el objetivo de evitar contagios en centros de salud, Fernando Simón ha comentado que una opción es establecer “circuitos específicos” para separar los centros por zonas.

Aparte del número de camas UCI, el informe también ha puesto de manifiesto que el personal sanitario debe tener “acceso suficiente” a equipos de protección individual (EPI), un problema que “se ha ido solventando”, si bien es necesario “garantizar que en los hospitales haya stock suficiente por si hay brote”.