Seleccionar página

El pasado viernes, 14 de enero, miembros de la Junta Directiva del Consejo de Enfermería de Castilla y León se reunieron con el nuevo Consejero de Sanidad de la Junta de Castilla y León, Alejandro Vázquez. En el encuentro pudieron exponer, entre otras cuestiones, el desacuerdo con la actual organización de la detección de infección por COVID-19 mediante test de antígenos por las unidades móviles a personas con síntomas y pacientes con positivo en farmacia para su confirmación, que están siendo realizados por profesionales no cualificados y autorizados para ello.

En este sentido, según señalan desde el Consejo de Enfermería de Castilla y León, el Consejero “ha reconocido el error de base en la contratación urgente de estas empresas, que no partió de la Consejería de Sanidad, sino de la de Fomento”. Por ello, se ha mostrado dispuesto a subsanar dicho error lo antes posible. Desde el Consejo de Enfermería manifestaron su malestar por el hecho de que, si algo tiene que salir perjudicado, siempre es su profesión, a lo que el Consejero les ha dado la razón y se ha comprometido a reparar.

Ante la imposibilidad de contratar enfermeras, según el contrato con dichas empresas externas para los cribados masivos, han aportado una solución intermedia, más rápida y operativa. Esta consiste en la contratación, por parte de la Consejería de Sanidad, de una enfermera por cada técnico que esté tomando muestras, para que supervisen y controlen dicha toma de muestras. Asimismo, se ha presentado una relación de 1.200 enfermeras dispuestas a hacer antígenos, y desde la Consejería se han comprometido a hacer contratos atractivos para fidelizar a las profesionales sanitarias.

En estos cribados masivos, es necesario que haya una supervisión por profesionales sanitarios competentes, apunta el órgano regional de Enfermería. Por motivos de salud general, hay que realizar de manera correcta unas pruebas cuyo resultado es fundamental para intentar frenar la expansión de la pandemia, por lo que deben ser llevadas a cabo por quienes están preparados para ello. Principalmente, para evitar dudar de la fiabilidad del resultado de dichos cribados masivos, dado que se desconoce si se han realizado con la praxis sanitaria necesaria para que sean del todo fiables.

En dicha reunión, asimismo, se plantearon otros temas como la prescripción, las ratios, el cansancio, la unidad de criterios en la gestión de las direcciones de enfermería, el apoyo a la investigación, así como la situación actual de la Atención Primaria. En todos ellos, indica el Consejo de Enfermería, ha “encontrado el apoyo y el compromiso de la Consejería para profundizar en estos puntos”.