Seleccionar página

Cerca de 30.000 enfermeras se han dirigido por escrito al ministro de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones, José Luis Escrivá. En la misma solicitan poder jubilarse de manera anticipada. Concretamente, reclaman que se aplique un coeficiente reductor para la jubilación. No obstante, esto ya se hace para otros colectivos profesionales (policías, mineros y bomberos, entre otros).

Esta medida se ampara en la Ley General de la Seguridad Social. La misma prevé que la edad mínima exigida para tener derecho a jubilación pueda ser rebajada en aquellas actividades profesionales que sean de naturaleza excepcionalmente penosa, tóxica, peligrosa o insalubre y acusen elevados índices de morbilidad y mortalidad.

Poder jubilarse de manera anticipada

A este respecto, el sindicato SATSE señala que este supuesto se cumple en el caso de las enfermeras. No obstante, su labor “requiere siempre de una pericia, habilidad y actitud de alerta y vigilancia permanente”. Estas, lógicamente se ven afectadas con el paso de los años. Es por ello que es lógico que estas profesionales reclamen poder jubilarse de manera anticipada.

Asimismo, numerosos estudios científicos nacionales e internacionales evidencian las situaciones de penosidad y riesgo que puede vivir una enfermera en su trayectoria laboral. Situaciones que se vuelven más complejas con el paso de los años.  Además, un alto porcentaje desarrolla su labor realizando turnos rotatorios, que incluyen el trabajo nocturno durante gran parte de su vida laboral. Una situación que “va afectando seriamente a su estado físico, psicológico y emocional. Incluso, conlleva la aparición temprana de determinadas enfermedades y problemas de salud”.

Por ello, SATSE ha anunciado que tiene previsto continuar impulsando el envío “masivo” de escritos al Gobierno . Al menos, “hasta que haya un compromiso en firme” de posibilitar que las enfermeras opten a poder jubilarse de manera anticipada.