Seleccionar página

EP.- El Colegio Oficial de Enfermería de Madrid (CODEM) ha calificado de “desastre” la apertura de 80 centros de atención 24 horas para atender la urgencia extrahospitalaria en la comunidad. Para la organización se trata de una “auténtica debacle” al no haber aumentado los recursos humanos. Asimismo, ha advertido de las consecuencias negativas para profesionales y pacientes, con situaciones de “acoso” al personal de Enfermería para que acuda a trabajar.

En un comunicado, el CODEM ha puesto el acento en la repercusión que “la desorganización y el caos organizativo” está teniendo tanto para los profesionales sanitarios como para los usuarios y ha advertido sobre la falta de personal. “Ante la falta de voluntarios para cubrir todos los turnos y en todos los centros, se está produciendo un acoso a las enfermeras para que acudan a prestar servicio”, ha alertado.

“No existe una continuidad asistencial de la atención sanitaria, y no se puede ofrecer a la población una atención de 24 horas sin aumento del número de enfermeras, pretendiendo utilizar solamente los recursos existentes en los SAR, a cuyos profesionales se les ha modificado radicalmente las condiciones laborales”, ha explicado.

En esta línea, desde el CODEM se ha remarcado que las “consecuencias negativas” derivadas de esta situación, con cuadros de ansiedad y estrés, por “el empecinamiento político de abrir “a toda costa” los centros de 24 horas”.

Así, ha recordado que la atención al paciente “debe realizarse en el tiempo adecuado y con los recursos técnicos y humanos adecuados a la población asignada en aras de satisfacer las necesidades de los ciudadanos, cuestiones que actualmente no están presentes, dado lo vivido estos días atrás en varios de los centros reabiertos, como así nos lo han trasladado un gran número de colegiados afectados”.

Por ello, desde el Colegio han reclamado que se den “todas las garantías para prestar una atención de calidad y en condiciones de seguridad para los profesionales y los ciudadanos, si no se quiere seguir asistiendo a situaciones que ya han desembocado en agresiones a quienes trabajan sin las condiciones adecuadas, pudiendo producirse además mayores tasas de abandono de la profesión”.

Además, ha exigido tanto a la Dirección General de Recursos Humanos como a la Viceconsejería de Asistencia Sanitaria que pongan en marcha, “con el consenso de los representantes de los trabajadores en Mesa Sectorial”, todas las medidas de mejora necesarias para evitar esta situación.